Alimentación saludable

Microbiota intestinal

Aunque sabemos que nuestro cuerpo está habitado por diversos microorganismos que nos ayudan a defendernos de agentes dañinos y a cumplir otras funciones, muchas veces no somos conscientes de lo importantes que son. La microbiota es fundamental para tener una buena salud y la de nuestros intestinos es particularmente importante. Si quieres saber por qué y cómo puedes mantener una microbiota intestinal saludable lee este blog hasta el final.

¿Qué es la microbiota? 

Para comprender la importancia de la microbiota debemos saber que en nuestro planeta los microbios son la forma de vida más abundante que existe. Tan sólo en nuestra palma existen más bacterias que humanos en el mundo, así que se podría decir que las bacterias están en todas partes. Las podemos encontrar en diferentes superficies, en nuestras mascotas, en sábanas, en la tierra y, no podía faltar, en nuestro cuerpo. La piel, pulmones, nariz, ojos, ombligo, aparato reproductor, uñas, etc., son albergue de miles de millones de bacterias pero, la mayoría (90%) viven en nuestro aparato digestivo.

La microbiota intestinal es el conjunto de microbios que viven en nuestro tracto digestivo, especialmente en nuestro intestino grueso.

¿Qué tan importantes son estos microorganismos?

 Te compartiré algunos datos para darnos una idea. Nuestro cuerpo tiene aproximadamente 10 trillones de células humanas. Puede parecer que es mucho pero, ¿qué pensarías si te dijera que las células de microbios superan por mucho esa cifra? Nuestro cuerpo alberga 100 trillones de células de microbios, lo que quiere decir que sólo el 10% de todas las células que tenemos son humanas.  Muchos científicos afirman que nuestra microbiota es única, como nuestras huellas. De hecho, algunas investigaciones han demostrado que, aunque todos compartimos el 99.99% del genoma humano, sólo compartimos el 10% del microbioma. 

Así como nuestra carga genética puede predisponernos a ciertas enfermedades, nuestra microbiota también puede hacerlo. La diferencia es que nuestros genes no podemos cambiarlos, o al menos no hasta ahora, y la microbiota sí. La diversidad de nuestra flora intestinal depende en gran medida del estilo de vida.  

¿Cómo afecta o favorece nuestra salud? 

La microbiota intestinal entrena y ayuda a madurar a nuestro sistema inmunológico. Esto es importante porque cuando nuestro sistema inmune trabaja adecuadamente combate infecciones y se deshace de células malignas apenas aparecen, evitando que se propaguen. La salud de los microbios que albergamos en nuestro intestino grueso es muy importante ya que si nuestra flora no se encuentra bien, existe más riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el sistema de defensa, como enfermedades autoinmunes y cáncer. Un sistema inmunológico descontrolado puede provocar inflamación crónica lo que a su vez puede generar una cascada de problemas de salud.  

Por otro lado, diversos estudios sugieren que la salud de nuestra flora intestinal podría afectar nuestro comportamiento y estado de ánimo. Se ha sugerido que existe una relación entre la depresión, la ansiedad y la salud de la microbiota. También se ha ligado a nuestra flora intestinal la obesidad y la resistencia a la insulina, ya que, cuando los componentes de la microbiota tienen una diversidad pobre se tiende a padecer estas enfermedades. Por su parte, las personas que poseen una microbiota con mayor diversidad son más saludables.  

Además de todos estos beneficios, las bacterias “buenas” (las que queremos en nuestros intestinos) nos protegen contra agentes extraños: bacterias o patógenos que generan enfermedades  como salmonela y cólera, entre otras. Nos protegen de tres formas distintas: 

  • Física: las bacterias ocupan espacio en nuestro intestino, entre más abundante sea nuestra flora menor será la oportunidad de que bacterias “malas” ocupen un lugar.   
  • Toxinas: algunas bacterias pueden secretar sustancias que matan bacterias malas. 
  • Alerta: una de las principales funciones de la microbiota es informar a nuestro sistema inmunológico cuando existe la presencia de bacterias que generan enfermedades, lo que permite actuar oportunamente, evitando que se desarrollen infecciones.  

Además, por si fuera poco, los microbios buenos generan metabolitos benéficos para nuestro cuerpo, algunas forman ácidos grasos de cadena corta: vitamina k y B12, entre otros.  

¿Cómo mantener una microbiota saludable? 

Existe una diversidad enorme de bacterias que viven en nuestro intestino, algunas se alimentan de proteínas, grasas y otras de carbohidratos, especialmente de los complejos (fibra dietética). La mayoría, justamente los que producen grandes beneficios para nuestra salu, se alimenta de fibra. Cabe mencionar que no toda la fibra que consumimos es utilizada por nuestras bacterias porque gran parte de ésta no alcanza a llegar a nuestro intestino grueso, es aprovechada y absorbida en el intestino delgado.  La fibra que nuestra microbiota consume es aquella que nuestro cuerpo no puede digerir.

Las bacterias, además de beneficiarnos en muchos sentidos, nos ayudan a procesar alimentos que nosotros no podemos.   A través de la fermentación las bacterias digieren la fibra y la convierten en metabolitos que nuestro cuerpo puede aprovechar. El tipo de fibra que favorece a nuestra flora intestinal la podemos encontrar en una gran variedad de verduras, frutas, leguminosas y cereales integrales. Otro elemento que puede favorecer la salud de nuestra microbiota es integrar fermentados a nuestra alimentación, como yogurt, kéfir, kombucha y kimchi, entre otros. Es importante destacar que no sólo basta con consumir un tipo de frutas, verduras y cereales, es necesario incluir una variedad amplia de alimentos. Entre más diversa sea nuestra alimentación más diversa será nuestra flora intestinal.  

Si quieres saber más sobre alimentación y contar con un plan alimenticio personalizado, puedes agendar una asesoría conmigo al 5567218043 o por medio de whatsapp: 5581359886

            Para nosotros lo más importante es facilitarte una salud integral, así que coméntanos qué otros temas te gustaría que abordáramos en este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *