Alimentación saludable

Errores comunes al intentar comenzar un estilo de vida saludable

Cada vez somos más conscientes de la importancia de alimentarnos sanamente y hacer ejercicio. Sabemos que los alimentos conocidos comúnmente como chatarra (papitas, helados, galletas, chocolates, caramelos, etc.) y una vida sedentaria están relacionados con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, sobrepeso y cáncer. Éstas y otras razones nos han impulsado a mejorar nuestra alimentación. Aunque tomar la decisión de iniciar hábitos saludables es un gran paso, es importante estar informados sobre cómo hacerlo.

Aunque parezca algo sencillo, la alimentación requiere de asesoría profesional, al igual que hacer ejercicio. Aún cuando no estés buscando realizar un plan nutricional para el control de peso, un nutriólogo puede ser tu mejor guía para seleccionar alimentos que sí aporten elementos esenciales a tu nuevo estilo de vida. Es importante tomar esto en cuenta ya que hay algunos productos engañosos en el mercado; se promueven como alimentos saludables, bajos en grasa, bajos en calorías, bajos en azúcares, integrales (que la gran mayoría de las veces no lo son) y pueden estar perjudicando tu salud.

Pero no te preocupes, para hacerte las cosas un poco más fáciles, enlistaré algunos productos que aunque consideremos saludables realmente no lo son y su respectivo sustituto saludable:

Yogurt con frutas

Para todas las personas que consumen lácteos, el yogurt podría ser una opción para iniciar una alimentación saludable, ya que es un producto con diversos aportes nutricionales y probióticos que favorecen nuestra flora intestinal. Sin embargo, una elección equivocada de yogurt podría ser perjudicial. La gran mayoría de yogurts en el mercado contienen altas cantidades de azúcares añadidos, sales, colorantes, aditivos, entre otros elementos que pueden ser dañinos para nuestro cuerpo si los consumimos regularmente.

¿Cómo seleccionar tu yogurt?

Primero que nada, debemos evitar todos aquellos que tienen fruta añadida o que sean de sabor. Prefiere siempre aquellos que son naturales pero, ojo, aunque algunas marcas dicen ser naturales pueden contener azúcares añadidos. Busca aquellos que sean de sabor natural sin azúcares añadidos. Por último, prefiere aquellos que sean orgánicos y tengan una leyenda que indique que contienen probióticos.

Cereales y barritas.

Los cereales son la elección de muchas personas porque son fáciles de preparar, ahorran tiempo y son ricos. Aunque algunas de las opciones de cereales sean evidentemente poco saludables, hay otros que podrían estar disfrazados de saludables pero realmente no lo son. La mercadotecnia y la industria de alimentos ha aprovechado el interés de las personas por cuidarse para sacar líneas “fitness” que se promocionan como bajos en azúcar, pocas calorías, fortificados con vitaminas, etc.

Aunque sea verdad que están reducidos en azúcar o tienen pocas calorías, muchos cereales no mencionan otros elementos que contienen que pueden ser dañinos para nuestra salud. La mayoría de los productos ultraprocesados, cuando son bajos en azúcares, compensan aumentando otros elementos, por ejemplo: sales, grasas saturadas o grasas trans. Además de que contienen saborizantes, colorantes y son bajos en fibra. Otro elemento a considerar es que, aunque tengan bajo contenido calórico, sus cereales ya están procesados y sus carbohidratos hidrolizados. Esto los hace mucho más fáciles de procesar y, por lo tanto, pueden aumentar más rápido las concentraciones de azúcar en la sangre.

¿Cuál sería la opción saludable?

Los cereales comerciales pueden ser sustituidos por avena natural, amaranto y quinoa. Para agregarle un poquito más de sabor podemos utilizar frutos secos, como las almendras, nueces, semillas y cacahuates. Para agregarle un toque dulce podemos acompañarlo con fruta fresca.

Avena instantánea

Lo sé, puede ser un poco confuso que arriba recomendé avena y ahora lo ponga como un producto de cuidado. La avena es un cereal que aporta muchos beneficios a nuestra salud; sin embargo, cuando ha sido procesada pierde gran parte de sus cualidades. Existen diversas marcas que utilizan los beneficios de la avena para promocionar su producto como “avena instantánea” o “lista para comer”. Lo que no dicen es que la avena, al pasar por diversos procesos para que sea instantánea, pierde todos esos elementos magníficos que la caracterizan.

¿Cuál sería la opción saludable?

Buscar avena 100% natural, sin ningún proceso industrial de por medio. Si es posible cómprala orgánica y si no, es recomendable fijarse en la lista de ingredientes y asegurarse de que sólo contenga avena.

Pan integral

Aunque muchos han sustituido el pan blanco o pan elaborado con harinas refinadas por pan integral, la realidad es que muchas de las marcas en el mercado realmente no son integrales. En su mayoría contienen harina refinada de trigo y muy poca integral, son pobres en fibra, altos en sal y azúcares.

¿Cuál sería la opción saludable?

Para seleccionar nuestro pan, lo más recomendado es que no sea industrializado. La situación ideal sería que nosotros mismos lo elaboráramos o que sea orgánico, pero como no en todos los casos es posible, te dejo algunos tips para que selecciones la mejor opción en el supermercado:

  • Revisa el etiquetado nutricional y fíjate que por rebanada contenga por lo menos 3 gramos de fibra, que sea bajo en sodio y azúcares añadidos.
  • Corrobora en los ingredientes que sea bajo en sodio y azúcares añadidos. Lo deseable es que no aparezcan en el listado o estén hasta al final, aléjate de todos aquellos que ponen sal o azúcar dentro de los primeros ingredientes.

Si quieres saber más sobre alimentación y contar con un plan alimenticio personalizado, puedes agendar una asesoría conmigo al 5567218043 o por medio de whatsapp: 5581359886

Para nosotros lo más importante es facilitarte una salud integral, así que coméntanos qué otros temas te gustaría que abordáramos en este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *