Sin Categoría

Cuida tu salud con ayuda de los antioxidantes

Sabemos que los antioxidantes forman parte de una dieta saludable ya que sus propiedades ayudan a nuestro organismo a realizar adecuadamente diferentes procesos. Pero, ¿sabes exactamente por qué pasa esto y cómo funcionan? En este blog encontrarás las respuestas para comenzar a darles la importancia adecuada en tu dieta.

Primero que nada, es importante saber que muchas de las enfermedades que conocemos inician con procesos pequeñísimos. Un ejemplo de esto es el cáncer, el cual inicia con un exceso de radicales libres. Seguro escuchaste hablar de ellos en algún momento, pero pocas veces nos explican cómo funcionan y por qué se relacionan con los antioxidantes. 

Los radicales libres son átomos que, por algún motivo, han perdido electrones y, por lo tanto, buscan completarlos robándolos de otros átomos. Esto va desencadenando reacciones que pueden ser perjudiciales para nuestro cuerpo, sobre todo cuando la concentración de radicales libres sobrepasa los niveles normales. Cuando hay demasiados átomos faltantes de electrones se desencadena algo llamado estrés oxidativo, esta situación desencadena enfermedades tumorales, inflamación (que puede afectar nuestro sistema inmunológico y distintos órganos) e incluso puede afectar nuestro ADN.  

Pero ¿que genera estos radicales libres? Existen diversos factores, externos e internos, que pueden favorecer la aparición de radicales libres. Dentro de los factores internos nuestro metabolismo juega un papel importante para generarlos, ejemplos de algunos factores que los propician son el ejercicio intenso y el estrés, entre otros. Los factores externos son el tabaco, los rayos ultravioletas, la contaminación, los virus y los fármacos. 

Seguramente te estás preguntando ¿por qué nuestro cuerpo crea sustancias que nos hacen daño? La realidad es que los radicales libres son necesarios para la vida, ya que intervienen en diversos procesos importantes para nuestro organismo. Entonces, en sí el problema no son los radicales libres sino la cantidad excesiva de éstos. Lo ideal sería tener un equilibrio entre radicales libres y átomos estables.  

¿Qué podemos hacer para mantener niveles sanos de radicales libres?

Precisamente, para reducir la cantidad de estos elementos son necesarios los antioxidantes. Dentro de sus funciones está el proporcionar a los radicales libres los electrones que les hagan falta o evitar que se generen; en otras palabras, su principal función es frenar el proceso oxidativo. El cuerpo tiene dos formas de conseguir estos antioxidantes: de forma externa, por medio de verduras y frutas, e interna, ya que podemos formar algunos, pero los antioxidantes que producimos de forma interna no son suficientes. Nuestro cuerpo está en constante producción de radicales libres: al hacer ejercicio, por la contaminación y el estrés, entre otros elementos presentes en la vida cotidiana de muchas personas. Por ello, es necesario consumir diariamente antioxidantes a través de frutas y verduras.  

Algunos ejemplos de antioxidantes que podemos incorporar en nuestra dieta son:  

  • Vitamina C: Presente en todos los cítricos, pimiento rojo y verde. 
  •  Ácido cafeico, ácido p-cumarico, ácido ferúlico, apigenina, luteolina, tanino, saponina y kaempferol: Los obtenemos al comer apio. 
  • Betacaroteno: Se encuentra en zanahorias, pimientos rojos, tomate, calabaza, melón, mango y papaya. 
  • Vitamina A: Está en zanahorias y espinacas.  
  • Polifenoles: Presentes en el té verde 
  • Vitamina E: Se encuentra en frutos secos y aceites.  
  • Resveratrol: Lo contiene la uva. 
  • Glutation (GSH): Puedes consumirlo en espárragos, espinacas, brócoli, ajo, col, cebolla y berros. 
  • Fenoles: Se encuentran en cacao, oliva, cebolla y té verde. 

Para tener un aporte adecuado de antioxidantes es importante consumir diariamente verduras (6 o más porciones) y frutas (de 2 a 3 porciones). Si no se consumen las porciones adecuadas se corre el riesgo de tener un exceso de radicales libres, que a la larga pueden desencadenar una serie de enfermedades. 

Cuando hacemos ejercicio es muy importante incluir dentro del plan nutricional un adecuado aporte de alimentos ricos en antioxidantes, ya que durante el ejercicio se produce una cantidad considerable de radicales libres. Esto no quiere decir que el ejercicio sea malo, porque realmente tiene efectos muy positivos en nuestra salud y es sumamente necesario, pero es importante incluir un consumo variado de alimentos que ayuden a controlar el proceso oxidativo.  

También recuerda que debes complementar la actividad física con una buena alimentación, para llevar una vida más saludable. Si quieres saber más sobre alimentación y contar con un plan personalizado, agenda una asesoría conmigo al 5567218043 o por medio de whatsapp: 5581359886

Para nosotros lo más importante es promover tu salud integra, así que coméntanos qué otros temas te gustaría que abordáramos en este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *