Familia

3 tips para elegir la mejor almohada para bebé

Uno de los puntos más importantes para el buen desarrollo de cualquier bebé es el descanso. Por eso es importante asegurarnos de que todos los accesorios que acompañan a nuestro bebé son los indicados para sus primeras etapas. Probablemente uno de los más difíciles de elegir es la almohada para bebé, pues, si no es la adecuada, puede representar un riesgo para el pequeño. Por eso hoy hablaremos de los tipos de almohada que hay y cuál es el más adecuado para la etapa y necesidades de tu bebé.

Evalúa las características principales de una almohada para bebé:

  • Materiales:  Ya que se trata de un elemento que estará en contacto constante con la piel, preferentemente, debe estar fabricado de algún material hipoalergénico de textura suave, que no irrite la piel de tu bebé.
  • Que propicie una buena postura: Al dormir, es importante que la columna y la cabeza del bebé queden alineados para evitar torceduras u otras lesiones, por lo que es importante considerar si las características de la almohada para bebé favorecen una buena postura.
  • Firmeza y comodidad: También es importante que la almohada sea suficientemente suave para que el bebé esté cómodo pero, al mismo tiempo, suficientemente firme para evitar lesiones por una mala postura.
  • Libertad de movimiento:  Otro factor que a la larga puede causar lesiones u otros problemas de salud es la falta de movilidad. Algunas almohadas para bebé, ya sea por su forma o directamente por el uso de correas u otro tipo de elementos para inmovilizar, impiden que el bebé pueda cambiar de postura mientras duerme, forzando al cuerpo a tomar posiciones incómodas que a la larga pueden generar daño.
  • Higiene: Ya que la almohada es un elemento que se expone constantemente a contaminantes, es importante mantenerla lo más libre de virus y bacterias. La forma más práctica de lograr mantener una higiene adecuada es utilizando modelos que tengan fundas desmontables y lavables.

Elige una almohada para bebé según la etapa:

Lo primero que tienes que saber es que, al igual que otros accesorios, las almohadas deben ir variando sus características conforme tu bebé va creciendo. Por ejemplo, no necesitarás los mismos elementos en una almohada para bebé recién nacido, que en una para un pequeño de uno o dos años.

Uno de los principales conflictos para elegir almohada es que, por norma, mientras más pequeño sea tu bebé, mayor es la desproporción con la cabeza, haciendo que requiera una menor elevación al dormir. Conforme va creciendo, el cráneo se proporciona con el resto del cuerpo y esto provoca que la columna se desalinea al dormir en ciertas posiciones si no se utiliza una almohada adecuada, por lo que la elevación de su cabeza durante el descanso deberá ser mayor. Algunas instituciones, como la Academia Americana de Pediatría, recomiendan no utilizar almohada los primeros meses y después ir incorporando almohadas delgadas, conforme el desarrollo del pequeño lo vaya requiriendo. Sin embargo, lo más recomendable es decidir la evolución de este proceso de manera personalizada, de la mano con tu pediatra.

Considera las funciones específicas de algunas almohadas para bebé:

Existen algunas almohadas para bebé con características pensadas para cubrir necesidades muy específicas. Entre esta variedad las más populares son la almohada antireflujo y la almohada para bebé anti cabeza plana o plagiocefalia. Ambas opciones pueden ser muy útiles, si sabes aprovechar sus características.

La almohada antireflujo suele ser del ancho de la cuna, con una inclinación ligera que mantiene más elevado el torso que el resto del cuerpo del bebé. Si tu pequeño padece de reflujo es muy recomendable; sin embargo, si estás considerando utilizar esta opción para tu pequeño, es importante que tomes en cuenta que lo recomendable es una inclinación aproximada de 15 grados para evitar malas posturas.

Por otra parte, la almohada para plagiocefalia o síndrome de cabeza plana, pude ser una herramienta crucial para el crecimiento de tu bebé, debido a que evitará que se generen deformidades en el cráneo. Este tipo de almohadas normalmente cuenta con una hendidura al centro que permite que la presión en el cráneo del bebé se distribuya de manera uniforme.

Ahora que conoces todos los puntos que debes tomar en cuenta, además de las principales características y ventajas de los distintos modelos de almohada para bebé, puedes elegir la que más se adapte a las necesidades de tu pequeño. Visita nuestra tienda en línea y encuentra una variedad de accesorios de la mejor calidad que te facilitarán brindarle a tu bebé lo mejor en cada etapa de su desarrollo.

Si tienes alguna duda, ¡contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *